Cuando el divorcio no solo es cosa de dos: los hijos

El divorcio supone el fin de la convivencia de la pareja, y tomar esta decisión se hace todavía más difícil cuando es un divorcio con hijos. A las dificultades emocionales de un divorcio con hijos menores, se suman el verse inmersos en un proceso judicial.

Cuando existen hijos de la relación deberán regularse las siguientes medidas:

– Patria Potestad de los hijos menores.
– Guarda y Custodia de los hijos menores.
– Régimen de visitas y comunicaciones con los hijos menores.
– Uso de la vivienda familiar.
– Pensión de alimentos a favor de los hijos comunes.

Patria Potestad de los hijos

Es el conjunto de derechos y obligaciones que tienen los padres sobre los hijos y que comprende el deber de cuidarlos, educarlos, alimentarlos, representarlos y administrar sus bienes.

El ejercicio de la patria potestad corresponderá, de forma compartida, a ambos progenitores, salvo excepciones contempladas legalmente, lo que significa que todas aquellas decisiones importantes que afecten a la vida de los hijos comunes deberán ser tomadas de forma conjunta por ambos progenitores, y a falta de acuerdo deberán ser sometidas a decisión de un juez.

En consecuencia para adoptar decisiones referidas a la elección de colegio, autorización para una intervención quirúrgica, traslados de residencia fuera del lugar de su domicilio habitual, etc… se requerirá el consentimiento de ambos progenitores.

Guarda y Custodia de los hijos menores

Es una de las facultades comprendidas dentro de la patria potestad que consiste en el deber de convivencia y el cuidado y atención de los hijos menores.

Las facultades de custodia se refieren al cuidado diario de los menores, ya que al tener compartido el ejercicio de la patria potestad, ambos progenitores deberán adoptar de común acuerdo cuantas cuestiones fundamentales se produzcan en las vidas de sus hijos.

Existen dos tipos de custodia, la exclusiva y la compartida.

. Custodia exclusiva

Se otorga a cualquiera de los dos progenitores el cuidado diario de los hijos comunes, compartiendo la convivencia, sin perjuicio del régimen de comunicaciones y visitas que se establezca a favor del otro progenitor.

. Custodia compartida

Es la alternancia en el cuidado de los hijos comunes entre los progenitores. Esta alternancia puede establecerse en el que ha constituido domicilio familiar y serán los progenitores quienes cambiarán de domicilio permaneciendo los hijos en él, o bien puede establecerse que sean los menores quienes alternen la convivencia en casa de sus progenitores, trasladándose en los periodos que se fijen en la resolución judicial o en el convenio regulador de separación o de divorcio.

Régimen de visitas y comunicaciones

Es el deber que corresponde a los progenitores que no tienen la custodia de los menores de relacionarse con sus hijos y el derecho de poder relacionarse con ambos.

Se configura como un derecho-deber que deberá concretarse en cada caso en función de las circunstancias concretas de cada familia.

Uso de la vivienda familiar

El Código Civil establece que el uso de la vivienda familiar y del mobiliario y ajuar doméstico, corresponderá a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden, salvo que los cónyuges acuerden lo contrario siempre y cuando queden suficientemente garantizadas las necesidades de vivienda de los hijos comunes.

Pensión de alimentos

El Código Civil entiende por alimentos “todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica”. Y comprende también “la educación e instrucción de alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.”

En los supuestos de ruptura habrá que cuantificar el importe en que ambos progenitores contribuirán a los alimentos de su descendencia.

Existe prohibición expresa de renunciar a percibir pensión de alimentos en favor de los menores, es necesario establecer una pensión de alimentos siempre que existan hijos menores.

¿Cómo se cuantifica la pensión de alimentos?

Dado que el concepto de alimentos hay que entenderlo en un sentido amplio que abarque todas las necesidades de los menores, será necesario conocer detalladamente dichos gastos y fijar la aportación de cada uno de los progenitores en forma proporcional a sus ingresos, teniendo en cuenta que el cuidado de menores por el progenitor custodio debe tenerse en cuenta y computarse como una aportación en especie.

Se tendrán en cuenta los siguientes conceptos para fijar la cuantía de la pensión de alimentos:

– Gastos de colegio
– Comedor
– Libros
– Material escolar
– Ropa y calzado
– Dinero de bolsillo
– Transporte
– Gastos de farmacia
– Gastos de limpieza y aseo personal
– Peluquería
– Parte proporcional de los gastos de la vivienda, etc.

¿Necesita un abogado para su divorcio con hijos?

Rellene el siguiente formulario con sus datos y le devolveremos la llamada a la hora que usted nos indique. ¡Gracias por contactar con nosotros!

Al enviar este e-mail usted manifiesta que ha leído y está de acuerdo con nuestra Política de privacidad