Cuando no hay acuerdo: el divorcio contencioso

Cuando el matrimonio quiere divorciarse pero no se ponen de acuerdo en las medidas a adoptar y necesitan que sea el juez el que decida, es un divorcio contencioso. En este tipo de divorcios se celebra un juicio y cada cónyuge deberá defender aquello que quiere o solicita.

Proceso de divorcio contencioso

El proceso para divorciarse, que viene regulado en los artículos 769 y siguientes de la Ley de enjuiciamiento Civil es el siguiente: Uno de los cónyuges presenta una demanda de divorcio contencioso contra el otro cónyuge. En dicha demanda deberá explicar por qué quiere el divorcio (aunque no es necesario justificar ninguna causa) y solicitar qué es lo que quiere o cómo quiere que se regule la relación familiar tras el divorcio.

En la demanda de divorcio contencioso se solicitará:

El régimen de visitas:

Para el caso en el que haya hijos, deberá establecerse un régimen de visitas a favor de los hijos.

La asignación de la guarda y custodia:

En caso de que haya hijos se solicitará qué tipo de guarda y custodia se desea: a favor de uno de los cónyuges o guarda y custodia compartida.

La pensión compensatoria:

Esta es la pensión que abona un cónyuge a favor del otro para compensarle por el trabajo dedicado a la casa y la familia

Pensión de alimentos:

Siempre y cuando los hijos sean dependientes económicamente de la unidad familiar, se les asignará una pensión de alimentos a favor de estos.

Para solicitar u ofrecer una determinada cantidad, deberá justificarse cuáles son los gastos habituales de los hijos (comida, ropa, estudios, medicamentos no cubiertos por la Seguridad Social, etc).

En casos de guardas y custodias compartidas como los hijos pasan la mitad del tiempo con cada progenitor lo que se hace es que los progenitores abran una cuenta bancaria conjunta. Cada mes ingresarán un importe que se destinará a gastos no habituales del hijo/s y, cuanto a los habituales de comida y ropa, estos serán cubiertos por el progenitor que en ese momento esté con los hijo/s.

El uso del domicilio familiar:

Otra de las medidas que debe adoptarse dentro del procedimiento de divorcio contencioso es quién se va a quedar con el uso de la vivienda familiar y quién se va a marchar.

Habitualmente, el uso del domicilio familiar se le otorga al cónyuge al que se le concede la guarda y custodia de los hijos y, en caso de que no haya hijos, al que disponga de menos medios económicos y, esto puede pasar, aunque el domicilio sea del cónyuge al que no se le otorga la guarda y custodia porque lo que se intenta es asegurar una vivienda a los hijos y, por tanto, también al progenitor que va a cuidar de ellos.

Reparto de bienes restantes:

El cónyuge demandante, deberá detallar cómo quiere que sea el reparto de bienes.

Una vez presentada la demanda en el juzgado (el juzgado competente es el que se corresponda con la dirección del último domicilio familiar), se admitirá a trámite, se le asignará un número de expediente de divorcio contencioso y se le enviará por correo al demandado (al otro cónyuge) para que en el plazo de veinte días hábiles desde que la reciba la conteste (artículo 753 de la Ley de enjuiciamiento Civil).

¿Necesita un abogado de divorcio en Barcelona?

Contacte con nosotros para solicitar una primera visita gratuita. Déjenos sus datos y nosotros nos pondremos en contacto con usted en el horario que nos especifique. ¡Gracias por contactar con nosotros!

Al enviar este e-mail usted manifiesta que ha leído y está de acuerdo con nuestra Política de privacidad