El 1 de enero del 2016 entró en vigor el nuevo sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, introduciendo a su vez un nuevo baremo para el cálculo de la indemnización.

Esta ley se aplicará siempre y cuando el accidente se hubiera producido dentro de esa fecha. Si el accidente se hubiera producido el 31 de diciembre del 2015 se aplicaría la ley anterior.

 

cálculo nuevo baremo

Cálculo indemnización en el nuevo baremo

Para aquellas personas ajenas al mundo del derecho o que no han tenido un accidente con resultado lesivo, puede ser que desconozcan que por el hecho haber sufrido uno tienen derecho a ser indemnizados. Esa indemnización no se otorga a tanto alzado, sino que viene determinada por una multitud de factores fijados legalmente, y son conocidos en la práctica habitual del derecho como “el baremo”. Dentro de esa indemnización se tendrán en cuenta los daños físicos (personales y materiales) y morales y su total comprenderá: la muerte (si la hubiere), las secuelas (lesiones permanentes) y las lesiones temporales.

La aplicación del “baremo” más conocida es en los accidentes de circulación pero no se limita únicamente a estos. El baremo es de gran utilidad y se aplica orientativamente a otros casos en los que hayan resultado lesionadas personas (por ejemplo en los accidentes de trabajo).

 

Cambios destacables respecto a la anterior regulación

La inclusión del concepto “pérdida de calidad de vida”.

La mayor certidumbre a la hora de indemnizar.

La claridad dentro de la indemnización (se determinan los conceptos por los que se indemniza).

La incorporación para el cálculo de la indemnización las circunstancias personales, familiares, laborales o profesionales de las víctimas y perjudicados.

La clasificación de los perjudicados en cinco categorías autónomas: cónyuge, ascendientes, descendientes, hermanos y allegados (personas que hubieran convivido familiarmente con ella durante un mínimo de cinco años inmediatamente anteriores al fallecimiento y fueran especialmente cercanas en parentesco o afectividad).

En caso de muerte se distingue entre perjuicio patrimonial básico y perjuicios patrimoniales específicos (por ejemplo gastos de entierro).

Se configura como perjuicio particular el perjuicio causado por intervenciones quirúrgicas.

Se sustituye el sistema actual de cálculo del lucro cesante (pérdidas económicas por razón del accidente) por un modelo del ámbito de los seguros.

En el caso de la concurrencia de culpas (negligencia del lesionado que coadyuva a la producción de sus lesiones), se producirá una reducción de hasta el 75% en las indemnizaciones. Ejemplos más notables: no llevar cinturón de seguridad o casco.

Recordar, como ya era de aplicación, que si el accidente es culpa del lesionado no hay indemnización.

 

La crítica al nuevo baremo

Han subido las indemnizaciones para accidentes muy graves pero bajado mucho los leves, la gran mayoría (ver 1r caso práctico). A ello hay que sumar que con la despenalización de las faltas , se dirimen la mayoría en vía civil, donde se necesita procurador y perito médico, con lo que se encarece el proceso.

RECOMENDACIÓN: al sufrir un accidente consulte lo antes posible a un abogado especialista en accidentes, el resultado será mucho mejor si tiene asesoramiento desde el inicio.

El antes y el ahora: cuatro casos prácticos del nuevo baremo

CASO BAREMO CERVICALGIA

BAREMO CASO ESGUINCE CERVICAL*1

BAREMO CASO 1

BAREMO CASO 2*

BAREMO CASO 2

BAREMO CASO 3*

BAREMO CASO 3

BAREMO CASO 4*

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Fuente de las imágenes Expansión

*1fuente imagen http://bit.ly/2ga5SDf